Señor Principe

Deborah Parkin

El niño que no quería crecer y el abuelo que no podía olvidar construyeron un tiovivo con paredes de insomnio y caballos de tiempo insumisos. Dentro había una rosa roja y una lista de palabras esenciales. No era tarde, había música y alguien por el que seguir girando. 

Wednesday, January 4, 2017